4 tips para evitar la maldición del emprendedor 4 tips para evitar la maldición del emprendedor

Todos los emprendedores conocen la maldición.

La agonizante frustración de nunca tener suficiente tiempo para disfrutar la vida fuera de tu negocio y la escalofriante suposición de que algo irá mal con tu negocio cuando la disfrutas.

Al principio, tienes la idea de que “ser tu propio jefe” te proveerá más libertad e independencia y cuando ya tengas a administradores y empleados en tu negocio, todavía será más fácil darte vacaciones y tiempo libre.

Claro, conforme el tiempo avanza, te das de lo equivocado que estabas.

Aquí te dejo unos consejos para que venzas la maldición lo antes posible:

1. Encuentra un socio

Muchos dueños de negocios que conozco defienden mucho el hecho de no tener socios, principalmente por cuestiones de confianza o la idea de que ellos saben más sobre como dirigir su propia empresa. Entiendo la posición, pero he encontrado que tener un buen socio puede aliviar muchas de las presiones del negocio.

Sin embargo, nunca debes de involucrar un socio solo por el hecho de tener un socio. Asegúrate que la persona que estés considerando comparta la misma visión para la compañía y la misma medida de éxito persona (riqueza, impacto social, libertad, etc). Ten mucho cuidado si quieres asociarte con familia o amigos, y si lo haces, entiende desde un principio que las decisiones de negocios no son personales.

2. Haz buenas contrataciones

Uno de los aspectos más difíciles de empezar un negocio es prever las necesidades de crecimiento y de empleados. Muchas veces, los emprendedores se encuentran con un nuevo cliente o un gran pedido y en el pánico del momento, contratan a una o dos personas demasiado rápido solo para satisfacer la demanda.

Asegúrate de pasar suficiente tiempo considerando las necesidades del puesto y entrevistando candidatos para asegurar que las podrán cumplir. Cuando el tiempo apremia, es difícil balancear la prisa con la administración del negocio, pero al final tendrás empleados que puedes retener lo suficiente para poder promoverlos y que tengan más responsabilidades.

3. Aprende a delegar

Ya que tengas confianza en otros y que contrates a más personas, necesitas comenzar a delegarles tareas. Las tareas administrativas deberían de ser las primeras, ya que te permitirán priorizar y enfocarte en administrar el crecimiento, las relaciones comerciales y tener una estrategia para el futuro.

En la mayoría de los casos, los grandes empleados aman más responsabilidad, aunque deben de ser recompensados por ella. Conoce a tus empleados y sus objetivos personales, muchos preferirán seguridad en el trabajo y otro más oportunidades de crecimiento o cierto beneficios más que aumento de salario. Es importante identificar a los empleados que no pueden o no quieren manejar ciertas responsabilidades y considerar reemplazarlos.

4. Encuentra tu lugar feliz

Aprender a desconectarte del negocio de vez cuando es sencillo, pero la verdad es que el negocio es como tu familia, siempre habrá una inclinación a preocuparte por el.

Te sugiero que encuentres un “lugar feliz” que asignes como una “zona sin trabajo”. Este lugar puede ser una lugar físico, como la playa o una cafeteria. También puede ser un estado mental, como cuando estás meditando o durante una noche con la familia. Cualquiera que sea, ponte límites cuando estés ahí y concentrate en eso.

Fuente: Entrepreneur

Jorge Castro

Jorge Castro

Jorge Castro es cofundador de Octopus, una de las agencias líderes de Marketing Digital en Cancún. Tiene experiencia en estrategias integrales de marketing digital. Siempre enfocado a objetivos empresariales, sabe como utilizar las nuevas tecnologías para mejorar y desarrollar los negocios en internet.

Si te gustó el artículo, suscríbete para recibir otros.

Solo recibirás un correo a la semana.

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.